Fin del misterio: quién era “Miranda”, la niña hallada intacta en un ataúd de 1870.

Fue encontrada debajo de un hogar en San Francisco, rodeada de rosas

La niña misteriosa cuyo cuerpo fue encontrado debajo de una casa de San Francisco el año pasado, su cuerpo sepultado en un pequeño ataúd de plomo y bronce y sus bien preservadas manos sujetando una sola rosa roja, fue identificada esta semana, después de meses de misterio.

El proyecto sin fines de lucro Garden of Innocence informó el martes que la pequeña es nada más y nada menos que Edith Howard Cook, una menor de dos años quien vivió en la ciudad en la década de 1870.

Edith estaba a mes y medio de su tercer cumpleaños cuando murió el 13 de octubre de 1876, según investigadores de Garden of Innocence del sur de California. ¿La causa de su muerte? Probablemente una grave desnutrición causada por una infección, dijeron los investigadores.

Su hallazgo en mayo de 2016 sorprendió no sólo a la tripulación de trabajo que se topó con el ataúd, sino también a funcionarios de la ciudad, pues estos creían que todos los cuerpos que yacían en un cementerio del distrito de Richmond del siglo XIX habían sido trasladados cuando se construyeron las viviendas.

Tras encontrar a la menor, tanto investigadores como la propietaria de la casa donde fue encontrada, la bautizaron “Miranda Eve”.

Los investigadores, que incluyeron personal de UC Berkeley, UC Santa Cruz y UC Davis, localizaron registros del antiguo cementerio que era regido por la Orden Independiente de Odd Fellows hasta aproximadamente 1902, cuando las tumbas fueron reubicadas a Colma.

Aunque el papeleo estaba “desorganizado”, el equipo pudo vincular datos con obituarios de viejos periódicos para tener una idea de la identidad de la menor. Una vez que el equipo concluyó que Edith era probablemente la niña, el equipo siguió su investigación contactando a parientes vivos para obtener una muestra de DNA para verificar los datos. Finalmente confirmaron su identidad cuando una muestra del cabello de Edith igualó la de Peter Cook, un descendiente del hermano de Edith, que vive en el condado de Marin.

Edith Howard Cook fue la segunda hija y primera hija de Horatio Nelson y Edith Scooffy Cook. Peter Cook es descendiente del hermano mayor de Edith, Milton H. Cook.

Su piel y cabello, así como las flores que llenaron el ataúd, estaban bien conservadas. Por qué sus restos no fueron transportados a Colma en 1920, cuando la ciudad transportó los otros occisos, sigue siendo un misterio.

Fuente: www.saludmundo.com

 

Document

Los consejos de Unidosensalud.com son solo para fines informativos y educativos. Unidosensalud.com no es un sustituto de consejos medicos profesionales, de diagnosticos o de tratamientos. Siempre consulta a tu medico con cualquier pregunta que puedas tener sobre una condicion medica.

Facebook Comments

Add a Comment

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Loading...
Leer entrada anterior
De la gloria a la ruina: Jane Park, la joven “maldecida” por ganar la lotería.

La vida de Jane Park es digna de película. Es que lo tiene todo: millones, alcohol, drogas, lujos, drama…aderezos que...

Cerrar